Adiós a Mamá Pola.

Tal vez mencionar a Mamá Pola no signifique muchos para algunos pero para quienes conocemos al Profesor Cabulín sabemos que fue la compañera incondicional del Príncipe de los Números, su sombra y su sostén durante casi toda su vida, desde que salieron del Uruguay natal con dos de sus “botijas” para llegar a Puerto Madryn cuando aún era una aldea y hasta el día de su último aliento.
Quienes llegaban a la casa de Mamá Pola, siempre fueron recibidos como uno más de esa familia que creció hasta tener cinco hijos y más de una decena de nietos, que Cabulín siempre decía a manera de chiste y con cierta presunción y orgullo “llegamos del otro lado del charco para poblar la Patagonia”.
Quien no conoció a Mamá Pola, pueden preguntar a sus conocidos y les van a decir que era una señora coqueta, elegante de una presencia impecable y de una gran humildad que siempre coronaba con una sonrisa y de quién el Cabu siempre hablaba con un brillo en los ojos alimentado por un amor incondicional durante más de 60 años.
El primer paso que damos en nuestra vida nos lleva indeclinablemente hacia el fatídico segundo de la partida final y lo único valedero que queda es el amor real que cada quien supo cosechar y en esta despedida Nélida Olga Carrasco de Ipuche “ Mamá Pola”, deja el producto de ese amor en sus hijos Jennie, Richard, Gabriela, Fabiana, Adolf y en toda su famila, en haber sido la compañera fiel de Andrés Ipuche, “El Profesor Cabulin”, y en quienes tuvieron la dicha de ser tocados por la luz de su alma. ///

Compartir